Desafíos de la nueva Infraestructura

Durante los últimos años ha surgido y crecido una infraestructura especialmente diseñada para la prestación de los servicios web de clase empresarial, con un enfoque particular en la gestión de las cuentas de hosting compartido y correo electrónico. Los centros de datos se basan en equipos de nivel empresarial configurados para maximizar la eficiencia y la gestión de la carga de trabajo. Los centros de datos utilizan las mejores tecnologías disponibles en el mercado, usando por ejemplo un servidor multiprocesador Dell y sistemas de almacenamiento (SAN/NAS) categoría Empresa (EMC y NetApp). Una especial atención se presta a la adquisición de sistemas de almacenamiento capaces de proporcionar ciertas características en términos de rendimiento, capacidad y fiabilidad al más alto nivel. Estos sistemas son la base de muchos productos, tales como el correo electrónico y servicios de alojamiento compartido y proporcionan la seguridad de que los datos estén siempre seguros y accesibles desde los servidores a través de canales de alta velocidad.

Toda la infraestructura debe estar constantemente monitoreada las 24 horas del día y debe poseer una autonomía energética de dos semanas en ausencia de electricidad y contar con componentes redundantes a nivel de red, suministro y servicio.
Los sitios deben estar conectados a través de una fibra óptica de línea dedicada, garantizando así un permanente vínculo entre ellos. Una línea dedicada a 1 Gbit /s, por ejemplo, permite administrar un clúster de nodos en los centros de datos y permite también la circulación de los servicios esenciales (por ejemplo los DNS) en caso de un mal funcionamiento en el centro de datos principal. Los DNS autorizados deben colocarse en ubicaciones geográficamente separadas. Con esta arquitectura, un fallo en uno de los nodos no afecta a la accesibilidad de los dominios de los clientes y todos los servicios. Los beneficios de la adopción de almacenamiento compartido permite un alto nivel de integración de servicios entre infraestructura clásica (servidores físicos) y de infraestructura virtual. La industria de la virtualización está creciendo rápidamente y el mercado se enfrenta a nuevos productos. En este sentido, hay que seguir la evolución de la industria e invertir en tecnología KVM, dentro del kernel de Linux, lo que permitirá un mantenimiento de la infraestructura a corto plazo, para ofrecer otros tipos de servicios basados ​​en la virtualización.
La experiencia en la gestión de los entornos virtuales ha permitido a los ingenieros el adaptarse rápidamente a la tecnología de la nube dentro de la empresa, la reutilización de gran parte del know-how adquirido por la inserción de ofertas de la propia nube.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this pageShare on Tumblr
Publicado en Servidor Virtual, Servidores Dedicados, Servidores Virtuales, VPS